Seleccionar página

¿Alguna vez has sentido confusión dentro de tu relación? ¿Has sentido que por mucho que lo intentaras no podías comunicarte con la otra persona? ¿Te acabas sintiendo culpable y responsable de todo? ¿Sientes que tu pareja no asume su responsabilidad y tiende a culparte a ti de todo lo que ocurre? Si esto es así, sigue leyendo.

Una persona narcisista no es capaz de ver a la otra persona, se ve a sí misma reflejada en el otro. Tú eres, en definitiva, un medio para conseguir aquello que quiere.

Si le devuelves una imagen de sí mismo/a que se corresponda con su ideal, te idealizará y hará sentir especial, pero si le dejas de devolver esa imagen es capaz de deshumanizarte mediante la humillación, la manipulación y la agresión.

Cómo identificar a una persona narcisista
Las defensas que utiliza una persona narcisista son la idealización y la devaluación, idealizando su propio «yo» y devaluando a los demás. Se puede mostrar como una persona maravillosa y especial y, al mismo tiempo, devaluarte a ti. También se puede mostrar como víctima de las circunstancias y justificar cualquier tipo de acto desde su moralidad sin asumir responsabilidad propia ni hacerse cargo de la situación. Hagas lo que hagas o pase lo que pase, la culpa siempre es tuya.

Los demás se sienten como propios por lo que pueden justificar cualquier tipo de acción (privación de libertad, aislamiento, violencia).

Para la persona narcisista no hay diferencia entre el “yo real” y el “yo ideal”, por eso suelen relacionarse con personas que refuercen su ideal. Cuando ese ideal se rompe y tiene que ajustarse a la realidad entra en crisis, por eso llega a deshumanizar a la otra persona. ¿Por qué? Porque el otro es un espejo para verse a sí mismo y cuando pone un límite o se va se lleva consigo cosas que la persona narcisista ha depositado de sí mismo/a. Los límites del yo se prolongan hasta el otro, sobre el cual se ejerce control.

Algunas características de una persona narcisista son:

  1. La otra persona se siente como algo propio
  2. Lo malo está fuera y lo bueno dentro
  3. Se muestra como alguien maravilloso o como víctima de las circunstancias
  4. Interés exclusivo y preocupación absorbente por uno mismo
  5. Se fija en el otro si tiene algo que quiere él/ella, el otro es una prolongación del sí-mismo
  6. No acepta la individualidad y las necesidades del otro
  7. Se tienden a fusionar :“es como si te conociera de toda la vida”
  8. Tienen dificultad para mantener relaciones significativas y duradera
  9. Falta de empatía con los sentimientos del otro
  10. Puede haber ataques de rabia incontrolados (ira narcisista)
  11. Mentira patológica
  12. Pérdida del sentido de la proporcionalidad: siente que tiene grandes capacidades
  13. Somatizaciones: el malestar no se hace consciente por lo que busca salir de alguna forma

El narcisista puede reconocerse a sí mismo y reconocer al otro como alguien individual cuando es capaz de elaborar su propia historia de vida, triangular (integrar a un tercero) y ajustar el ideal a la realidad. Pero mientras tanto, tú tienes derecho a protegerte del daño si estás en una relación con una persona que tiene una estructura narcisista.